jueves, 16 de octubre de 2014

¿Cuando se empieza a querer a un hijo?

Tengo muy claro que yo ya quería a mi niña cuando solo era una idea en mi cabeza. Que a veces la idea fuera de un niño, una niña, múltiples o incluso una adopción no importaba yo ya quería a mis hijos imaginarios. Es cierto que ese amor durante el embarazo se ha ido incrementando cada día un poco más y que lo que sentiré después del parto no se podrá comparar a lo que siento ahora. Pero lo que tengo claro es que una pequeña parte de ese amor ha estado ahí siempre.

Esta pregunta y respuesta vienen al caso porque en una conversación con compañeras de trabajo me he dado cuenta de que no todo el mundo siente ese amor. Que no todo el mundo tiene esa pequeña semilla dentro.

Os intentaré poner en situación. Estábamos dos madres recientes y dos embarazadas hablando sobre partos, cuando una de las madres dijo que a ella en el parto lo que más le preocupaba era su hija, que de ella misma en ese momento no se había preocupado. A esto la otra embarazada respondió, pues yo creo que me preocuparé sólo por mi, a mi hijo no lo conozco y aun no le tengo cariño. Yo ya estaba con la mandíbula en el suelo por aquel entonces y no era capaz de decir palabra. Cuando añadió, para dejarme más perpleja aún, que lo más importante era ella y que si algo salía mal podía tener más hijos. Os juro que esa última frase me dejó tan alucinada que lo único que fui capaz de decir fue que yo ya quería a mi hijo con locura. Para mi la conversación se acabó en ese momento.

Tan solo con escribirlo vuelvo a estar en estado de shock. Supongo que muchas de vosotras estaréis igual que yo. Yo quiero pensar que lo que ha dicho no se cumplirá, que empezará a sentir amor por su hijo antes de pasar tiempo con él o incluso que ya lo siente pero que no lo reconoce. A las conclusiones que he podido llegar sobre este asunto es que no es consciente del milagro que supone tener a un ser creciendo dentro de ti, que no es consciente de los compleja que es la concepción, que no es consciente de lo que luchan muchas parejas para llegar al punto en el que está ella y que por supuesto llegar a estar embarazada no le ha costado mucho. 

La frase sobre cogerle cariño me impactó, es como si fuera algo o alguien a lo que no tienes que querer pero le coges cariño, no me gustó. Pero la frase de ya tendré otros, como si fuera tan fácil (que para mi lo fue, pero soy consciente de la suerte que he tenido), como si la pérdida no fuera a tener consecuencias, esa frase me noqueó. 

¿Qué os parece? ¿Alguna se sintió así en su embarazo?

14 comentarios:

  1. Ufff, no se ni que decirte. A mi me pasó igual q a ti. Yo siempre quise ser madre y por mi tendría ya mismo otro... Pero también estoy con tu compañera. Siempre pensé que si pasaba algo en el parto lo mas importante era yo porque hijos, aunque suene duro decirlo podría tener más o no tenerlos pero mi vida "vivida" ya estaba ahí... Es q no se ni como explicarlo.
    Y sigo pensando igual. Si me quedara embarazada otra vez, lo mas importante soy yo, y ahora que tengo a Álvaro q depende de mi, por decirlo de alguna manera, más todavía.
    Que piense en mi antes q en nada no quiere decir que no quiera a mis futuros hijos, es sólo supervivencia... Yo ahora daría mi vida por la de Álvaro, pero ahora, no hace 27 meses.
    No se si me he explicado o te he desencajado mas la mandíbula, jajaja
    Besitos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo estoy completamente de acuerdo con tu opinión. Estoy embarazada y he pasado por un ingreso hospitalario muy fastidiado en las primeras semanas y cuando mi salud estuvo en serio peligro ni mi marido ni yo tuvimos dudas: lo primero soy yo.

      Por otro lado y aunque siempre he querido tener hijos (y ahí está que he pasado por la FIV para ello) hasta que no conozca a mi pequeño no le antepondré a mi ni por supuesto a mi marido. Eso no significa que no esté deseando que salga todo genial, conocerle y quererle muchísimo.
      Un beso!

      Eliminar
  2. Pues me dejas con la boca abierta también! Yo conozco a una mujer que estando embarazada soltaba cosas como esa, y ahora está encantada con su bebé, vamos desde que nació... Así que sí, puede ser que algunas no sientan ese amor desde el principio... Yo es que como vosotras, siempre he querido ser madre y creo que ya amaba a mis hijos antes de concebirlos! :-p

    ResponderEliminar
  3. Pues yo no sé muy bien qué decirte. Tengo clarísimo que quería muchísimo a mi hijo ya antes de nacer, y durante todo el proceso de la inducción, y finalmente la cesárea te confieso que no pensé en mi para nada, todo el tiempo mi preocupación era él.
    Y si te soy más sincera todavía te diré que hoy en día tengo muchísimo más miedo a la muerte o a que me pase algo a mí, porque sé que él me necesita muchísimo, que si yo le falto... es que no soy capaz ni de pensarlo. A día de hoy, y de cara a un segundo embarazo y parto tendría miedo de que me pasara algo, pero no por mí, sinó por Redondo y el que venga... porque no se pueden permitir quedarse sin madre. No tengo miedo por lo que me pase a mi, tengo miedo por lo que les pasaría a ellos si algo me pasase a mi... no sé si me explico, es difícil de explicar jejeje
    Besos!!

    ResponderEliminar
  4. Wow! Este tema seguro que da para mucho debate!! Yo siempre he querido tener hijos y creo que en cuanto me quede embarazada (y me lo empiece a creer) me va inundar el amor jajaja y solo podré pensar en que todo vaya bien y que nazca sano. Pero también es cierto que me da muchísimo miedo las complicaciones, y pánico que me pueda pasar algo en el parto... no sé si daría mi vida... tampoco estoy embarazada aún, así que mi situación ahora mismo es muy diferente a la de las 4 personas que teníais esa conversación...pero bueno, que me parece muy fuerte como lo expresó la otra embarazada, aunque puedo entrever un poco sus motivos más profundos...
    Es un tema complicado la verdad. Al final lo que todos queremos es que todo vaya bien y que mamá y bebé puedan disfrutar de una larga vida juntos, ya que cualquier otro caso es un sueño roto... Besos!!

    ResponderEliminar
  5. Vaya.... Yo, que no estoy ni buscando embarazo, ya me muero de amor por mis futuros hijos aún no concebidos!
    Pero "entiendo" la postura que dicen más arriba: si tuviera que elegir (qué horror de situación sólo de imaginarlo!) entre quedarme yo viva, con mi marido y familia tal y como la conocemos ahora, o que se quede un hijo mio, elijo la primera opción...
    De todas maneras, lo que no entiendo es que esa embarazada haya podido decir eso en voz alta sin ningún miramiento, que no le tiene cariño? que no le conoce? :O esto me llama mucho la atención, y más estando ya embarazada!!!

    un besito!

    ResponderEliminar
  6. Yo aún estoy esperando a que me llegue el famoso instinto maternal ¡y la bichilla tiene 11 meses! Eso sí, desde que supe que estaba embarazada nunca tuve esos pensamientos de que me daría igual lo que le pasara a ella con tal de que yo sobreviviera al parto. Soy poco miedosa y no veía por qué motivo podría complicarse todo tanto como para tener que elegir entre su vida o la mía. Querer a un hijo no es como yo me lo había imaginado. En mi caso, cada día la voy queriendo un poco más, me entusiasmo más con ella, pero al principio para mí los sentimientos eran encontrados: me desvivía porque no le faltase de nada, por poder mantener la lactancia pese a lo mucho que me dolía, por atenderla incluso antes de que se quejase, pero ese amor tal y como lo describen las madres, no empecé a sentirlo hasta mucho después. Creo que al inicio, o durante el embarazo, a veces las situaciones pueden sobrepasarnos y no nos fijamos tanto en este sentimiento. Y luego también habrá mujeres que a saber en qué circunstancias se han quedado embarazadas y lo deseados o no que son esos hijos. ¡Cada maternidad es muy diferente!

    ResponderEliminar
  7. Pues... vengo a poner la nota discordante al asunto XD no me sorprende. También es cierto que por mi profesión he visto situaciones de lo más variopintas y no es lo común que ocurra esto, pero... una cosa es que no sea común y otra que no sea normal. Tenemos la mala costumbre (yo la primera!) de etiquetar como "anormal" aquello que se sale de lo frecuente, y en realidad tanto el embarazo como el puerperio son periodos de una gran ambivalencia de sentimientos y labilidad emocional, de "ahora te deseo más que a mí misma" y "me arrepiento de haberte tenido".
    Socialmente se condenan duramente este tipo de sentimientos y, por lo general, se tiende a ocultarlos. Lo mismo ocurre con las depresiones postparto. Hasta un 80% de las mujeres sufren tristeza puerperal (el escalón anterior a la depresión postparto), pero en todos lados nos pintan la maternidad como algo absolutamente maravilloso, no es habitual encontrar una madre confesando que siente que todo es una mierda... y en la intimidad de la consulta es donde afloran todos estos sentimientos negativos. Ya te digo, que este relato no me sorprende en absoluto... es un tema muy tapado, por políticamente incorrecto, pero más habitual de lo que pensamos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo has explicado perfectamente. Eso era justo lo q yo quería decir. Que no todo es tan maravilloso como lo pintamos y q las hormonas hacen verdaderos estragos en nosotras.

      Eliminar
  8. Me dejas KO. No sé como una mujer puede hablar así, solo me hace pensar que no desea a ese hijo...no tiene sentido!

    ResponderEliminar
  9. Pues estoy de acuerdo con matrona online. Resulta "raro" que una madre opine así , pero cada uno tiene unas circunstancias propias , diferentes a las nuestras para entrar a valorar . No puedo juzgar a esa madre .
    Mis partos fueron malos , desde las 8 de la mañana hasta las 8 de la noche , para terminar en césarea , ¡Los dos iguales! , en aquel momento nunca pensé en mí , siempre en los niños . Pero por ejemplo , si me dijeran que tuviera un niño ahora , pues aunque me encantan , sí que pensaría en mí y los riesgos que eso tendría.

    ResponderEliminar
  10. Complicado... yo no tenía ningún miedo de lo que me pasase, pero me daba terror que le pasara algo a ella. Peero no te puedo decir que la quisiera más que a nada en el mundo desde el minuto 0. Ha sido un proceso, algo lento y que sin darme cuenta me ha ganado por completo. Supongo que cada una lo vive de una manera, pero desde luego, las palabras escogidas por esa chica son bastante bruscas en mi opinión.
    Qué tal lo llevas?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Aclaro: desde el minuto 0 me refiero a cuando supe que estaba embarazada

      Eliminar
  11. Buffff, tema peliagudo eh? Sinceramente en el primer embarazo no me plantee la necesidad e elegir entre yo o el si algo fallaba. Tuve una amenaza de aborto y me moría de peña de pensar que podía perderlo, pero si me llega a decir que tenía que elegir entre seguir adelante o perder mi vida...creo que hubiera optado por seguir viva yo y volver a intentar otro embarazo aun con todo el dolor de mi corazón. Ahora, que vuelvo a estar embarazada, creo que me elegiría a mi al pensar en el que ya tengo en brazos, en no dejarle solo, pero ta poco aseguró nada. En cuanto a quererles antes de nacer, creo que lo que yo sentí (y siento ahora de nuevo) durante el embarazo no es amor, es ilusión, cariño, ternura, pero amor amor, el amor del bueno, me lleno de golpe en el momento en que me pusieron al Miniser encima tras el parto. Ahí me di cuenta que hasta ese momento, cuando yo creía que ya le quería, no tenía ni idea de lo que era amar de verdad. Supongo que en cuanto llegue la Birkiki me pase lo mismo, que ahora tengo un sentimiento muy fuerte hacia ella pero ni comparación con lo que me espera en cuanto la mire la carita.

    ResponderEliminar