domingo, 23 de marzo de 2014

Sentimientos encontrados

Puzzle de 1000 piezas de Heye
Tristeza de Luis Royo. Puzzle de Heye
Desde que mi reloj biológico se activó he tenido en múltiples ocasiones sentimientos casi opuestos. A veces esas sensaciones te llevan a un estado de no saber que hacer ni como reaccionar. Y en otras te encuentras disimulando o fingiendo para que no se note lo que está pasando por tu cabeza.

Ante el embarazo y el nacimiento del bebe de mi amiga. Me sentí feliz por ella pero también sentí envidia. Normalmente la felicidad desbanca a la envidia y todo va bien. Pero en ocasiones la envidia manda y te sientes triste porque tu también quieres estar embaraza y ser madre. Y por si no fuera poco con todo eso también llega el sentimiento de culpa. Te sientes culpable porque algo que tenía que hacerte muy feliz te hace sentirte triste. Te sientes culpable porque la alegría por tu amiga debería de superar todo lo demás. 

En resumen, tenemos felicidad, envidia, tristeza y culpabilidad. Todo esto a la vez en un cóctel explosivo. Y claro tienes que seguir haciendo tu vida, no puedes quedarte en casa lamiéndote las heridas hasta que todo se ordene en tu cabeza. Así empieza la tarea de intentar que se pase todo y volver a la normalidad, o si todo va mal fingir y disimular.

Hay ocasiones en las que fingir se vuelve una necesidad. No puedes presentarte delante de los futuros o recientes papás sin una sonrisa. Incluso puede que ellos necesiten tu ayuda y apoyo en esos momentos y tus necesidades pasen a un segundo plano. No quieres que se preocupen por ti. Puede que superes la visita sin problemas, sin decir algo inapropiado dado que tu cabeza está en otra parte. No siempre es tan malo, no siempre es necesario fingir, pero esta vez me voy a centrar en la peor parte.

El problema es que guardarse las cosas para una misma nunca es bueno y trae consecuencias. En mi caso han aparecido las dudas. Dudas de si algún día conseguirás ser madre. Dudas de si algún día tu pareja estará preparado. Y ya es algo más que se le añade en el cóctel de sentimientos.

Esta semana comprendí que esto no me pasa a mi sola. Que lo que siento no está mal aunque la culpabilidad lo diga. Compartirlo ayuda y saber que no estás sola también.








9 comentarios:

  1. Respuestas
    1. Ha sido una semana dura. Pero todo va a mejorar.

      Espero sentir mucha envidia de ti pronto y no me sentiré culpable por ello.

      Un beso muy grande!

      Eliminar
  2. Yo también te entiendo. Ahora ya soy madre, pero pasó tanto tiempo hasta que lo logré!!! cuando alguién se quedaba embarazada a mi alrededor, lo siento pero no me alegraba, y me sentia fatal por no hacerlo...mi cabezase hacía un lio con el corazón...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es que es algo normal. No somos mujeres perfectas y tenemos momentos de flaqueza.

      Eliminar
  3. Te entiendo... si te alegras pero tienes envidia y encima te sientes culpable por no alegrarte como deberías... y bufff es todo muy confuso... yo también tengo estas dudas si alguna vez seré madre... que mi pareja esta preparado lo se... pero si podre o no... bufff

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo peor es la culpa, solo espero que si alguna otra mujer se encuentra así y encuentra el post comprenda que es normal y no se sienta tan culpable. A mi me ayudó mucho leer otros blogs en los que se mencionaba. Ver que lo que sientes es normal y comprender que no eres tan mala persona como te sientes ayuda mucho.

      El primer paso es que él esté preparado y después ya descubriré si puedo o no. Ya se que pase lo que pase tendré mucho apoyo por aquí.

      Un beso!

      Eliminar
  4. Hola. Pues si, es normal sentir cierta envidia. Yo tambien la siento a veces, especialmente cuando ves que es alguien que ni lo ha estado buscando (al menos eso te dicen). Pero al mismo tiempo me alegro por ellas. A veces pienso: si yo no pudiera tener hijos, al menos puedo ver la alegría de los demás. En mi caso siento envidia pero creo que es más bien sana, porque a la vez me alegro por ellas, porque logro imaginar como se sienten y en el fondo creo que algun dia me sentire yo así también. Recuerdo que eso me pasaba antes con mis amigos que tenian pareja estable. Yo era un desastre para las relaciones y cuando veia las fotos de aquellos dos felices, o de boda, o de viaje... me decía: algún día yo también quiero fotos así, alguien a mi lado que me quiera y siempre esté cerca. Y finalmente lo conseguí yo tb aunque parecía lejano y difícil. Creo que con los bebés pasa algo similar. Ves a tus amigas quedandose embarazada, ves sus fotos y caras de felicidad y las de sus retoños y cuanto mas las observas, mas sientes que algún día eso te tocará a ti. Como dicen por ahi, es un poco lo de la la ley de la atracción. Si fijas tu atención en una cosa concreta, al final lo atraes de algún modo a tu vida. Pero vamos, la envidia no es mala ni mucho menos. Estoy segura de que al mismo tiempo te alegras por tus amigas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sentir envidia no es algo malo en este caso. Yo me alegro mucho por ellas pero a veces no puedes evitar sentirte mal.

      Pronto se cumplirá nuestro sueño y no tendremos nada que envidiar.

      Eliminar
  5. Un abrazo grande lo primero. Es totalmente normal, nosotras ahora que estamos buscando un segundo embarazo, lo vuelves a revivir totalmente. La felicidad por mis amigas, ver a las otras embarazadas y no poder evitar pensar "pero y a mi..."

    Todo llegará (te lo habrán dicho mil veces, no?) y es totalmente normal tener sentimientos, hormonas, y la cabeza llena de cosas contradictorias.

    Un abrazo granade.

    ResponderEliminar