miércoles, 5 de marzo de 2014

El día que saltó la alarma

Siempre he querido ser madre, desde niña, no se porqué, pero la idea siempre ha estado en mis ideas de futuro. Nunca había tenido la necesidad de serlo hasta un día de enero del 2013 poco después de cumplir 30 años, ese día empezó a sonar la alarma de una manera difícil de ignorar.

Supongo que la mayoría cree que la alarma del reloj biológico es algo mental, relativamente fácil de ignorar y que atiende a razones. Por lo menos ese era mi caso. No comprendí lo equivocada que estaba hasta ese día.

Ese día comprendí que no era una idea, ni un deseo siquiera, sino una necesidad. Ese día la alarma de mi reloj biológico sonó y la necesidad de ser madre apareció. Puede que ya estuviera allí y yo no lo hubiera notado, pero ese día comencé a escucharla. No se si puedo describir la sensación de escuchar esa alarma, lo he estado pensando mucho y creo que la palabra que más se acerca es la de necesidad. Pero no es solo que tus pensamientos se desvíen a ese tema, es algo más, es también algo físico.

Todo lo desencadenó la ropita de bebé. Estaba comprando ropa de bebe para regalar por un bautizo, todo era pequeñito y preciso. Y en ese momento comenzó la ansiedad, mi mente se alió con mi cuerpo y todo se desencadenó. Tan desconcertada me encontraba que tuve que irme a otra parte e intentar distraerme, pero no funcionó.

No me malinterpretéis no estoy en ese estado todo el tiempo. Siempre hay algo ahí, como un tic tac que te recuerda que el tiempo pasa. La alarma suena en ocasiones, en mi caso cada vez un poco más a menudo, pero reconoceré que la mayor parte son desencadenadas por el entorno (embarazadas y bebés por todas partes).  Pero este es otro tema a tratar de manera más particular.

¿Os ha pasado a vosotros alguna vez?¿Lo habéis sentido como yo? Esta es mi primera entrada en el blog y realmente no se si alguien llegará a leerla y mucho menos a responder, pero por si acaso ahí quedan las preguntas. 

11 comentarios:

  1. Yo un día me di cuenta que parte del sentido de mi vida era ser madre, tenía 23 años. Y supe que en lugar de un hombre que me quiera, quería un hombre que fuera un buen padre para mis hijos. Así que con ese foco, eliminaba a candidatos que no habría descartado como hombre que me quiera.

    Y de repente apareció el candidato perfecto, que lo tenía todo. Y parecía que también era un buen hombre que me quiera... Le pregunté si tenía planes de hijos y poco a poco se fueron entrelazando más nuestro destinos hasta hoy en día.

    Yo he llorado cuando me imaginaba mi vida sin ser madre, mucho. Cuando estoy de bajón, me levanta el ánimo la idea de ser madre... NECESITO ser madre. Y ya la alarma no la aguanto más. Tengo el blog para no taladrar a Futuro Papá, y me está ayudando a comprender cosas que me pasarán en un futuro. Estoy muy contenta.

    Mucho ánimo, no es nada malo que suene ;) No le suena a todas, eso es verdad, pero cuando sona, no hay otro sonido más... angustioso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo también tengo el blog para no estresar a maridín. Es que es muy difícil que comprendan la sensación que sentimos. Se lo he intentado explicar varias veces, pero si no lo sientes no lo puedes entender. No se puede apagar, y por mucho que te digas quiero hacer esto antes de ser madre, no funciona. La necesidad sigue ahí.

      Muchas gracias por comentar y por hacerme notar que no estoy sola!

      Eliminar
    2. ¡¡Claro que sí!! Si no nos hacemos compañía entre nosotras!!! Jajajaja. Somos varias en la misma situación, no te preocupes.

      Mira, yo se lo he intentado explicar también a Futuro Papá, pero es lo que dices... (El SPM es igual, no le entra en la cabeza).

      Poneros ambos una meta antes, porque si no, vas a empezar a planear locuras.

      Eliminar
    3. Si, me temo que es una situación muy habitual que los futuros papas no se sientan preparados cuando nosotras ya sentimos que lo necesitamos.

      Eliminar
    4. Luego serán los primeros que se agobien porque no ocurre lo deseado... Ays, hombres (jajajaja).

      Eliminar
  2. Mi reloj despertó cuando conocí a mi marido, sabía que era él... Sólo tenía 17 años, por supuesto no era el momento, pero estaba allí tic-tac-tic-tac...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues si que tuviste suerte de encontrarlo tan joven. Yo lo encontré unos cuantos años más tarde. Espero que pronto asuma que el tic tac es culpa suya jejeje

      Eliminar
  3. A mi se me despertó hace muuuuuuuuuchos años!!!! y es como tu lo describes, empezó poco a poco hasta que la situación llegó a ser angustiosa...bueno pero lo mío es un poco especial.

    Siempre quise ser madre y lo conseguí hace dos años.

    Besos felices, me quedo por aquí!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo malo de esto son los picos, un día estoy genial y otros estoy angustiada. Y eso que yo estoy esperando a que mi pareja se sienta preparado, no quiero saber como lo pasaré después.

      Un beso muy grande, y muchas gracias por pasarte por aquí!

      Eliminar
  4. Pues en mi caso al que se le ha saltado la alarma es a mi maridito. El pobre ya no sabe ni que decir ni que hacer para llevarme a su terreno, y eso que yo tengo claríiisimo que quiero ser mami! Pero es pensarlo y se me hace un nudo en el estómago...
    Hemos llegado a un acuerdo y el próximo año empezamos a buscarlo, y es una idea que me asusta y entusiasma a partes iguales.
    Por aquí me quedo :)

    un besito!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bienvenida!

      La maternidad da mucho miedo, por lo menos a mi me da pánico, y eso que aun no he empezado. Pero el reloj me llama así que toca ser valiente. Ya nos contarás si tu marido consigue hacer sonar la alarma. O nos puedes dar la visión del otro lado de la alarma.

      Muchas gracias la visita, un beso!

      Eliminar